jueves, julio 30, 2015

ASÍ SE PRACTICABA EL BAÑO PREHISPÁNICO POST- PARTO



Según La Biblioteca Tradicional Mexicana lo "Baños Post-Parto" es un estimulante terapéutico y preventivo para todas aquellas mujeres que acaban de tener a su bebé.


Este baño se realiza desde tiempos prehispánicos, se le daba especial cuidado a la mujer recién parida, así que el baño se preparaba con agua tibia y se le agregaban esencias de diversas hierbas, de tal manera que la mujer recuperara su equilibrio corporal y emocional. 



Entre sus beneficios provoca estimulación, para que la leche espese y "se madure", ayuda a eliminar impurezas, restableciendo dentro del organismo el "calor perdido" durante el parto, y favorece la involución del útero, es decir, que éste se desinflame y vuelva a su lugar. Después del baño, la partera masajea a la parturienta con aceite tibio o con un tipo de aguardiente para activar su circulación, y lograr que los órganos vuelvan a su lugar y que la "cintura y la cadera se cierren".

Las parteras lo recomendaban pues consideraban que además del aseo de la "recién parida", también era muy importante como apoyo emocional, se les brindaba un masaje y así, toda la atención,  de tal manera que se practicaba una "limpieza ritual".

También  se utilizan, baños calientesbaños de sudor, baños de vapor, baño de temazcal, baños de asiento, cualquiera de ellos usando agua caliente sola o con infusiones o macerados de plantas medicinales. En la actualidad,  todos estos baños se realizan como recomendación y cuidado post-parto, pero también se llegan a utilizar como limpieza corporal, y espiritual, liberando impurezas y así, purificar el alma.



Estos baños se sigue practicando hoy en día, aunque como todo, se va perdiendo la tradición y las marcas comerciales sustituyen estos rituales por cremas, geles o aceites. Todo cambia y la gente adquiere productos novedosos y sobretodo prácticos porque vivimos con rutinas muy aceleradas.