martes, septiembre 01, 2015

¿DE QUÉ ESTAMOS HECHOS?


En el instante en que intento contestar esa pregunta, me quedo sin palabras para hacerlo. Me es imposible encontrar un concepto o una definición exacta de lo que es una persona. Por lo que me veo en la necesidad de extender mi respuesta hasta tal punto que intente asemejarse lo más que se pueda, a la realidad.
Para mí, nosotros los seres humanos estamos hechos de todo lo bueno que existe, pero también estamos conformados de toda la basura y malicia universal, considero que somos asquerosamente salvajes, y maravillosamente amorosos. Estamos hechos de pasiones prohibidas, de deseos reprimidos por una sociedad burda y poco consciente que cada uno es un mundo diferente, y que eso es lo más exquisito de vivir, o ¿todos deberíamos ser iguales? Claro que no.
Estamos hechos el uno para el otro, pero al mismo tiempo estamos creados de cierta manera independiente. Somos capaces de arrancarle la cabeza a un individuo por mera diversión, pero también sentimos la necesidad de brindar ayuda a quien la necesita. Para mí estamos formados por puras emociones, por sentimientos que corren diluidos junto con la sangre que viaja por cada vena de nuestro cuerpo, llegando excitante a nuestro cerebro y que en muchos casos no se puede controlar, como cuando uno se enamora con locura, a tal punto que cuando se sufre por no ser correspondido, se siente como si el corazón explotara dentro de nosotros, o por ejemplo, cuando algo nos enoja demasiado que sentimos que el cuerpo se incendia por culpa de la ira y que es imposible contenerse.
Estamos conformados de monotonía, que nos olvidamos de vivir y de alegrarnos que lo estamos haciendo. Estamos conformados por dudas, por miedos, por capacidades y por fortalezas, estamos hechos de materia regalada por el universo, de polvo cósmico, por un dios, por un ser infinito, eso, es solo cuestión de creencias. Estamos conformados por curiosidades, por esas ganas de comernos el mundo, por esa sensación de felicidad al ver los ojos de quien se ama, por ver el cuerpo desnudo y bañado en sudor del ser que nos provoca insomnio, por observar el terror en una madre que está a punto de ver a su hijo caer, por encontrar hermosura en la sonrisa de un infante con su ya conocida inocencia y dulzura.
Estamos hechos de cosas realmente espléndidas, pero nos olvidamos que somos simples personas viviendo en un mundo prestado, entonces creemos que es nuestro y que somos los dueños de él y de los demás, y ahí se genera un problema existencial. Nos olvidamos que somos meros humanos, que debemos amarnos y amar lo que nos rodea, que somos y estamos hechos de una galaxia infinita, pero también de un abismo que es mejor no conocer, porque entonces, nuestra existencia se vuelve falsa y cruel. Esto es mi definición de ser humano, esto es mi creencia acerca de lo que estamos hechos. Soy una simple persona al igual que tú y eso, jamás debe olvidarse.

AB. Martin.