domingo, agosto 23, 2015

¿PORQUÉ HAY MUJERES QUE NO TIENEN SEXO CON FRECUENCIA?

La mayoría de los hombres no saben los motivos por los cuáles, a veces las mujeres no queremos tener relaciones sexuales de manera frecuente.

Todo comenzó cuando en una reunión de amigos uno de ellos no pregunta y mas bien afirma:

"¿Porqué las mujeres no quieren tener relaciones sexuales frecuentemente? es decir, los hombres queremos tener sexo con nuestra pareja, no sé 4 horas seguidas o 3-4 veces por semana pero Ustedes las mujeres no son así."


Su afirmación me ha perseguido en estos días, pues me quedé fría. Algunos hombres hablan no mas porque sí, pero no lo culpo. Cuando finalizó esta "afirmación" yo de entrada le respondí que esa era una concepción meramente machista. ¿Porqué no se detuvo y preguntó los motivos o razones que una mujer tiene para no tener relaciones sexuales frecuentemente?

La verdad es que es molesto que algunos varones no  pregunten a sus mujeres o deduzcan ciertas situaciones que a las mujeres nos pasan.


¡Hombres! a  continuación les presento algunas de la razones por las cuales una mujer, A VECES, no quiere tener relaciones sexuales tan seguidas. Es verdad,  no existe una sola razón, y no es exclusiva de las mujeres, ni somos todas iguales y hay muchas que nos encanta vivir la sexualidad de manera muy libre.
Ahora, tampoco quiero decir que todos los hombres son iguales y que a todos no les importamos. Pero este mensaje solo esta dirigido a dar posibles respuestas y que nuestros lectores nos amplíen el panorama.

Así que yo solo les recomendaría, que se detengan, y mejor  desde el principio cuestiónense,  qué tipo de relación tenemos con nuestra pareja. Digo, solo para empezar.
Pero aquí les dejo algunos puntos por los cuales LAS MUJERES NO QUEREMOS TENER RELACIONES SEXUALES FRECUENTEMENTE.

1. No tenemos la pareja adecuada. A veces las pareja con la que estamos no es, en realidad, con la que deberíamos estar. Si al principio nos sentíamos muy enamorados y atraídos pero el tiempo nos va enseñando que nuestra pareja no es lo que pensábamos. Salen los trapitos al sol.

2. La necedad. Nuestra pareja no entiende lo que nos gusta que nos hagan en el momento de tener relaciones sexuales. A quién no le ha pasado que por más que uno se informa y averigua cómo decirle a la pareja sobre lo que más te prende, y les dices, están de acuerdo y a la hora de la hora, no más no lo hacen. Y pues uno se queda, pues con cara de ¡qué paso?!! Entonces, uno lo vuelve a intentar y lo comunicas y vuelve a suceder. Y uno se saca de onda y ya no sabe uno como decirle y vienen los pensamientos, sobre el no le importa o no pone atención y uno se aleja.


3. Las mujeres somos muy distintos a los hombres. Los varones no deben olvidar que la mayoría de las mujeres necesitamos de estimulación previa para alcanzar el grado de calentura suficiente para terminar. No solo es la penetración. Son los besos, las caricias, el cariño y estimulación manual. Concéntrense en ello. La mano no sustituye al pene. Pero sí es muy excitante para muchas mujeres dar inicio así. Cuando las mujeres no son estimuladas lo suficiente no se llega al término y luego uno tiende a fingir y no es padre hacerlo; si esto ocurre muchas veces, las mujeres nos alejamos pues aunque amemos a nuestra pareja o la deseamos mucho, con el tiempo nos desanimamos.

4. No logramos aceptar nuestro físico. Debido a los estándares de belleza, algunas mujeres nos desanima o nos trauma nuestro físico. Tenemos celulitis o estrías provocadas por muchos factores: el crecimiento, aumento y disminución de peso, porque tuvimos a nuestros hijos, entre otras cosas más. Estamos sumergidos en una época donde la cultura al físico se ha hecho muy importante pero es estresante y exigente para muchas mujeres. Es probable nos sintamos desanimadas por querer lograr perfeccionar nuestra apariencia y nos de pena que nos vean. Creo es muy importante que nuestra pareja también nos apoye en este aspecto y nos de ánimos aunque seamos nosotras las que tengamos que aceptarnos tal cual somos, y no dejarnos llevar por estos estándares, que muchas de las veces son tan ridículos. Los hombres también están panzones y tienen estrías aunque estén delgados. Pero como siempre, la mujer siempre está mas castigada en este ámbito.

5. El cansancio. Las mujeres también trabajamos y hacemos muchas tareas dentro del hogar. Y si tenemos hijos nos tocan duras tareas. Dentro de casa las mujeres somos multitareas y todo terreno. Y a veces, no es que no queramos tener relaciones, simplemente, estamos agotadas. Los hombres deben apoyar también vivimos en una sociedad donde ellos también ya deben cooperar al 50% también, no solo la mamá debe ocuparse de los niños, en su caso, los hombres también deben cumplir con su parte, por ejemplo, si el niño enferma no solo la mamá es la que tiene que pedir permiso para salir del trabajo y llevar al niño al doctor, los hombres también deberían hacer lo mismo. Siento que aún la mayoría de los hombres no "ve" la carga general que es llevar una casa. 

6. Los prejuicios sexuales. Este punto inicia desde la adolescencia con nuestro primer beso y nuestra primera relación sexual:  que si besamos bien, que cómo se debe hacer, que si se nota cuando hicimos el amor por primera vez, que si la llantita, que si me muevo de una manera, y si no le gusta, y si me veo gorda o flaca, que si el tipo lo hará bien o mal, que el tamaño, que si nos quiere o que si no nos quieren bueno... muchas cosas pasan por nuestra loca cabeza femenina. Solemos distraernos con estas cosas. La verdad es que este punto atormenta y deberíamos relajarnos más cuando lo hacemos, recuerden que las mujeres nos distraemos muy fácil.

7. Los problemas también nos agobian: el dinero, las carencias, los hijos, la escuela, etc. Muchas veces las mujeres somos más aprensivas con estos temas que los mismos hombres. Buscamos equilibrio. 



Estos tan solo son algunos aspectos que podrían llevarnos a evitar la frecuencia. Los hombres necesitan conocer más a las mujeres. Como ya lo he dicho, no somos iguales. Y esto lo veo reflejado una y otra vez, no solamente en el terreno sexual. Hay mucho que aprender y hacer, tanto hombres como mujeres. Todavía vivimos en un pensamiento muy creado por y para los hombres; ser mujer no es fácil, solo piénsalo y espero que esto lo puedan entender cada ves más los caballeros. 

Solo pido que como seres humanos debamos de entendernos unos a los otros, sentarnos y hablar de muchas cosas como pareja. No es época de cerrazones, al contrario debemos ser abiertos y observarnos, sí una miradita cachonda a la vida. Aunque hay muchas disfuncionalidades en la vida, siempre hay una esperanza para que mientras el ser humano exista podamos disfrutar y divertirnos, aquí y ahora con el mundo, y en ella está  la experiencia sexual: la de un minuto, el rapidín o la del encerrón de mil horas.