sábado, septiembre 19, 2015

SIN TAPUJOS... ¡EL SEXO ANAL TAMBIÉN SE DISFRUTA!


Seguramente para muchos, hablar de sexo anal sea algo extremadamente sucio. 


Es increíble que en pleno 2015, las personas –sobre todo mujeres- aun tengan pena de hablar sobre este tema. Sobre todo cuando hablar de sexo es completamente natural hoy en día y que las personas buscan probar nuevas experiencias al lado de su pareja. El sexo anal sigue siendo una conversación “delicada” a menos que tengas un amigo gay –seguramente así es-  que te hable de esto con tanta naturalidad y  confianza.

En cierta ocasión en la universidad, mientras teníamos dos horas libres -que eran verdaderamente una bendición- un grupo de amigas junto con otro amigo y yo, empezamos a hablar sobre el sexo anal. Ellas se mostraron completamente interesadas en el tema, estaban ansiosas por preguntarnos cosas relacionadas con ello, y bueno… la información es para compartirse, es por ello que decidí hablar sobre esto.
Seguramente lo primero que te estarás preguntando es si duele… ¡SÍ! Tanto que no podrás caminar por una semana –mentira, ja ja ja-. No te voy a negar que si existe un pequeño dolor al principio, solo al principio. Pero por eso es muy importante tener cuidado, hacerlo con delicadeza y lo más importante que tu excitación esté al tope.

Lo primero que yo te recomiendo es que estés completamente seguro (a)  de querer hacerlo, puesto que la mentalidad debe ser fuerte para éste tipo de prácticas –ay si- lo cierto es que debes estarlo al 100 % y querer probarlo. Después platícalo con tu pareja o con quien vayas a hacerlo, es muy importante que la otra persona sepa que es tu primera vez y vaya preparando el “terreno”, que vaya pensando sus mejores caricias y movimientos para ponerte al mil y hacerte sentir placer en vez de dolor.

Mi segunda recomendación es tu alimentación, todos sabemos que “ése” lugar tiene una función principal, todos conocemos nuestro organismo y el tipo de digestión que tenemos, conforme a eso prográmate en tus alimentos. ¡No comas pesado!, tampoco comas puras verduras, mejor haz una comida balanceada y ligera como debe de ser siempre. Si tu momento de exploración es en la noche, procura comer temprano para que tu digestión sea la correcta y así no te preocupes por ello y te presiones.
Lo siguiente y un punto muy importante, es que debes de ir al baño antes del acto.  ¡Sí!, ¡QUÉ ASCO!, ¡AY NO!... –BASTA- es muy importante que estés completamente limpio (a), ve al baño antes de y posteriormente toma una ducha ¡relájate! Esto te servirá para que no sucedan accidentes y también te dará mucha más seguridad y placer.

Sí lo que quieres es disipar todos tus miedos por lo que pueda pasar durante, puedes hacerte “un lavado anal”, existen enemas y perillas que las venden en las farmacias, solo debes de lubricarlas bien, ponerles un poco de agua tibia e introducirlas, posterior a eso pues… “todo lo que sube tiene que bajar” de esa manera limpias tu interior, pero yo te recomiendo que no lo hagas, puesto que he leído que pueden provocar ciertos daños, es mejor a lo natural, como te dije en el punto anterior. “Comiendo ligero, yendo al baño no existe accidente en tu… ay sí. "

Ya que estés en plena acción con tu pareja, excítate como sueles hacerlo, puedes ser tu quien empiece con la iniciativa, o dejar que las cosas fluyan, es muy importante que empieces a dilatarte, usando siempre lubricante, haciendo juegos ligeros, uno que otro dedo para empezar a prepararte, disfrútalo y déjate llevar, siempre mantén la comunicación con tu pareja, dile que vaya despacio, “dirige la orquesta” pues eres tú quien tiene el poder. Por la otra persona, te aseguro que ya estará al 1000% y eso es bueno, mantén siempre la excitación por ambas partes.

Te puedo asegurar que la confianza que le tengas a tu pareja, la excitación que sientas en ése momento y lo decidido (a) que estés, serán lo que te haga estar preparado (a) para el “acto final”. Tú tienes que ser quien decida en todo momento, tienes que dirigir, guiar a tu pareja, decirle “así no, muévete más a la derecha, ja ja”. Tiene que existir buena comunicación entre ambas partes, y tú relájate, respira hondo, ponte cómodo (a) y disfruta. Cuando menos lo pienses ya todo estará en su lugar y sentirás en verdad muy rico, es normal que en ocasiones sientas que quieres ir al baño, eso debes saberlo, pero no quiere decir que en verdad suceda, es solo una sensación, concéntrate solo en el placer y todo lo demás pasa.

Ya que hayan terminado con la “actuación”, siempre toma una ducha enseguida y relájate. Posteriormente habla con tu pareja acerca de cómo te sentiste, y de cómo lo sentiste a él. Si les gustó y de qué manera pueden mejorar para sentir más placer.
Lo mejor de todo es disfrutar del sexo, lo único que puedo decir es que te animes a probar nuevas cosas, sanas, con cuidados.  Y que siempre estés seguro (a) de querer hacerlo, sólo así conocerás el verdadero placer.
AB, Martin.