martes, junio 14, 2016

RAPTO DE NIÑOS Y ADOLESCENTES VIA FACEBOOK



Las décadas corren, y las desapariciones de menores nunca han disminuido, de hecho, siempre incrementan preocupantemente.
Recuerdo cuando yo era pequeño, que en los finales de los '80, hubo un tiempo  en el que circuló muy fuerte el rumor de que fuera de la escuela, se posicionaban personas ofreciendo dulces con droga o veneno a los niños. Aquello días eran muy angustiosos no sólo para mí, sino para la comunidad general en la escuela, ya que todos salíamos con la alerta y el temor activados.

Nunca hubo un suceso concreto, hasta que el rumor se disipó y simplemente pasó. Ahora, al recordar esos días de lejos, me pongo a pensar en la actualidad dándome cuenta de que el fenómeno siempre ha sido una realidad, y de que forma parte intrínseca del sistema social en grados insospechados, no sólo dentro de nuestro país.

El comercio con seres humanos parece ser un negocio no solamente millonario, sino literalmente autosustentable. Únicamente habría que pensar en la siguiente pregunta-

¿cuándo cesará el deseo de cualquier persona de continuar con la procreación?

Y entre que hay un plan perfecto para un hijo, o éste surge de un "accidente", la cantidad de nacimientos de seres humanos simplemente crece sin parar.

El destino de niños y adolescentes desaparecidos, es múltiple, y seguramente desconocemos todo lo que llega a pasar con ellos. Queda claro que la prostitución y el comercio de órganos podrían ser los destinos número uno, pero al indagar un poco, es sorprendente el nivel de perversión que puede adquirir la mente para crear otros horrendos negocios.

Si adentrarnos en estos momento en ello, me gustaría tocar la trata de adolescentes, y el giro que ha tomado desde la inagotable explosión de las redes sociales.

La actualidad sin Whatsapp y Facebook principalmente sería impensable, sin nombrar tantas redes más que facilitan la comunicación y el acceso a información dentro de la sociedad.
El Facebook sin embargo, ha tomado la posición principal en cuanto a que es muy raro, encontrar a alguien que no haya abierto una cuenta alguna vez.prontamente 
El problema nuevamente, se encuentra en que los fines de uso de esta aplicación, también han sido distorsionados por aquellos delincuentes que de antaño forman parte de las bandas de secuestradores de jóvenes y niños.

Creando perfiles falsos, se contactan con los chicos que ya tienen acceso al Facebook, y averiguan sus detalles generales para indagar el mejor momento y lugar para efectuar el rapto.

Hay que pensar que los chicos buscan encontrar nuevas amistades, e incluso, llegan a obsesionarse con amores platónicos de gente que incluso no existe. Éste es motivo suficiente para que no sólo caigan en el engaño completo, sino que confíen fácilmente toda su información sin avisar a sus padres de lo que está sucediendo.

Nuevamente nos vemos en la disyuntiva del cómo utilizar el Facebook, de si sería prudente o no el prohibir su uso a los adolescentes, o si más bien el cómo es lo que tendría que preocuparnos.

¿Como sería una relación con los jóvenes, basada en la confianza y la apertura, donde en vez de prohibiciones tajantes pudieran existir los límites llenos de sentido?

Seguramente tendríamos la posibilidad de llegar mucho más lejos en la construcción del vínculo, y sobre todo en el entendimiento de una problemática presente de antaño.

¿Y tú, qué piensas? 

¿Crees conveniente el uso abierto del Facebook? ¿Piensas que tendría que prohibirse el uso a adolescentes y niños?

¿O qué maneras piensas posibles dentro de tan aguda problemática, donde el secuestro de tantos jóvenes está diariamente en juego?

Si Usted desea una consulta psicoanalítica favor de ingresar a éste formulario da un click aquí 

Autor: Andrés U.