jueves, octubre 27, 2016

LA MUJER DE LA ANARQUÍA


Es muy probable que aún no hayas visto la serie de Sons of Anarchy o Hijos de la Anarquía que está en Netflix. Te la recomiendo mucho, ya que es el reflejo vivo de una sociedad corrupta ya bien conocida por muchos.
Pero, ¿será que estos movimientos en la sociedad crean mujeres más ... "tipo Gemma"?


Poco conocemos en la realidad  sobre cómo es que se teje toda esta violencia: drogas, armas, sexo, mafias, policías, trata de mujeres y niños, narco, etc.  Yo creo que esta situación no sólo implica a un país específico, sino cualquier país del mundo puede ser representado por todo este tejido, que por cierto, me recordó aquella película de acción y drama brasileña titulada Ciudad de Dios dirigida por Fernando Meirelles en el 2002.

Yo hice un maratón para ver las 7 temporadas en únicamente mes y medio. El inicio me pareció un poco lento, pero después me amarró en su totalidad y terminé siendo bien FAN!

Pero no estoy aquí para hacer un análisis  de la serie, quiero platicarles algo que me ha llamado la atención en particular, y es el tratamiento que le dieron a los personajes femeninos dentro de la misma, sobretodo me enfocaré en uno.

Si bien el director Kurt Sutter es el creador de la serie, su esposa en la vida real es Katey Sagal.
El personaje de Katey se llama Gemma Teller, es un personaje de 55 años aproximadamente.
Posiblemente Kurt inspirado en su mujer, y seguramente inspirado sobre que está sociedad tiende a dividir y a menospreciar la edad de las mujeres y sus capacidades, en la serie vemos todo lo contrario.

Vemos a una mujer aguerrida, sensual, toda una mujer con poder y dominio. Su vestimenta es muy jovial y sumamente seductora. Evidentemente, centrada en un contexto de ser  la esposa de un motociclista. Los conflictos entre su marido, dentro de la serie, demuestran una mujer que es capaz de disfrutar su sexualidad y que puede, incluso seducir y lograr enamorar a alguien que de inicio se presenta como un "desliz", debido a una decepción grave con su marido.
Esta mujer se presenta con todas sus virtudes y sus defectos físicos, pero es una mujer que indiscutiblemente se cuida y se preocupa por su apariencia, lo cual la hace sentirse segura a pesar de "su edad". Pongo entre comillas, porque en la sociedad en que vivimos las mujeres somos  marcadas por nuestras supuestas incapacidades debido a nuestra edad. 

De aquí, yo retomo lo  fantástico que es ver a una mujer madura que ha embrujado a los espectadores, y es literal, en la vida real, este personaje a dejado a más de uno boquiabierto, de todas las edades, jóvenes y a señores maduros. Todo el mundo quiere andar con ella y es admirada como una verdadera matriarca.  

El asunto es, y ¿porqué no proyectar esto en la vida real? sabemos que las mujeres socialmente parecemos que tenemos una vida útil, pero creo que esto debe de cambiar. Y debe empezar a cambiar por nosotras, no debemos de etiquetarnos ni mucho menos estancarnos en ideologías pasadas. 

Es natural que suframos cambios en nuestro cuerpo y alteraciones hormonales, las cuales debemos aceptar, sabiendo que no es fácil, también hay que pensar en que seguimos siendo mujeres en toda la extensión de la palabra. 

No debemos programarnos en edad sino en actitud, no por tener 30, 40, 50, 60 años tenemos que caer en la trampa de que ya somos feas, de  que nos estamos haciendo viejas de una manera negativa, y que no podemos tomar las riendas de nuestras vidas, ni mucho menos conquistar a esa persona que nos late, y bueno, ya ni se diga seguir disfrutando de nuestra sexualidad. ERROR, ERROR, HAY QUE PENSAR EN LO CONTRARIO, seguir preocupándonos por vernos bien, por nuestra salud, tener buena actitud y sobretodo, hay que cambiar nuestra forma de pensar. 

POR FAVOR HOMBRES.... OPINEN!